lunes, 19 de diciembre de 2011

TAROT Y ETHOS



El contenido de este post es el resultado de una charla introductoria sobre Tarot, que tuvo lugar hace un mes, en Sevilla capital.

Hay dos perspectivas principales desde las que podemos abordar el tarot.

Tarot como Oráculo – Oráculo como Espíritu que se comunica con los seres terrenales. Mensajero Divino.

En la antigüedad también se llamaba Oráculo al lugar donde éste se llevaba a cabo, como por ejemplo, el Templo de Delfos en la Antigua Grecia. Pero el Oráculo también podía ser la persona o el instrumento que transmitía el mensaje.

La otra forma de abordar el Tarot que aquí proponemos es como herramienta de autoconocimiento, o herramienta de Ethos.

¿Qué es Ethos?

Es una palabra griega que posee diversos significados, tales como: inclinación, personalidad, modos del comportamiento, carácter o identidad de una persona o comunidad de personas.

¿Cómo podemos usar el Tarot como Herramienta de Ethos?

Para comprender un poco más a fondo la función del Tarot como herramienta de autoconocimiento, recordemos por ejemplo, el antiguo adagio inscrito sobre el frontón del templo de Apolo, en el mencionado Oráculo de Delfos, en Grecia: “Conócete a ti mismo”. Era el fundamento de la filosofía antigua, el objetivo de todo buscador de la sabiduría.

Antes de avanzar, me gustaría revisar ciertos conceptos que nos serán de utilidad para comprender al Tarot como herramienta de Ethos.

El famoso psicólogo y filósofo suizo Carl Gustav Jung, discípulo de Freud, acuñó en su célebre investigación sobre el psicoanálisis, diversos conceptos entre los que cuenta con las Cuatro Funciones del Conocimiento; las cuatro formas de percepción de la realidad. Según Jung, a través de estas cuatro formas o funciones del conocimiento, todos los seres humanos percibimos o interpretamos el mundo. Éstas se dividen en dos grupos: las Funciones Racionales, que corresponden al Pensamiento: todas las evaluaciones lógicas que realizamos acerca de nuestro entorno y de nosotros mismos; y el Sentimiento, el modo como nos sentimos frente a los fenómenos del mundo que nos rodea.

Y, por otro lado, están las Funciones Irracionales. A saber: la Sensación, que corresponde a los cinco sentidos y a los estímulos que provienen del mundo sensible; y la Intuición, que se corresponde con el llamado sexto sentido.

Según Jung cada uno de nosotros tiene una función principal, que suele ser la más desarrollada de las cuatro, y la función opuesta sería nuestra función secundaria. Estas cuatro funciones también nos sirven como instrumento para abordar el trabajo del Tarot, como herramienta del conocimiento; pues cada una de estas cuatro funciones puede ser una inclinación, un comportamiento, nuestro Ethos en el mundo.

Así, a través de los 22 arcanos mayores podemos llegar a conocer cuál es nuestra verdadera inclinación, nuestra identidad, nuestro Ethos.

Otro de los conceptos empleados por Jung se refiere al Arquetipo. Esta palabra puede significar igualmente muchas cosas distintas; aquí nos referimos al Arquetipo como modelo o patrón ejemplar del que se derivan otros objetos, ideas o conceptos. Jung utilizó este concepto para designar a las imágenes primordiales del Inconsciente Colectivo, comunes a todos los seres humanos, es decir, universales.

Nosotros no somos conscientes de los Arquetipos, pues estos permanecen ocultos a la conciencia y se manifiestan más o menos, simbólicamente, a través de los sueños, los delirios y fantasías a nivel personal. Y a nivel colectivo, los arquetipos se encuentran contenidos en el arte y en los símbolos, de mitos y leyendas de todas las culturas.

Un libro recomendable sobre este tema es Jung y el Tarot de la psicóloga jungiana Sallie Nichols.

Si nos aproximamos al Tarot como Oráculo con objetivos de predicción estamos abriendo un Portal a otras dimensiones de la realidad-información-conocimiento, entre dos mundos, físico y espiritual. Es importante que tengamos esto en cuenta a la hora de abrir nuestro mazo de Tarot, porque dependiendo de la intención de nuestra aproximación al Tarot, esta Puerta se abrirá hacia las energías Superiores o hacia las inferiores.

En este sentido quiero hacer hincapié en la importancia de la elección a la hora de encontrar un intérprete del Tarot. El lector o tarotista interpretará los arcanos de acuerdo a su propia evolución interna, espiritual. Aquellas personas que están inclinadas por su Ethos hacia las energías densas solamente podrán abrir el portal hacia abajo, hacia la oscuridad y no podrán arrojar luz ni orientación a quienes los buscan para leer el Tarot. Mientras que un intérprete que tenga un trabajo personal de crecimiento y autoconocimiento, por su propio Ethos, al abrir el portal del Tarot se inclinará hacia arriba, hacia las energías superiores y estará en mejor posición para arrojar luz en la lectura de aquellos que acuden a su consulta.

Cada arcano del Tarot representa un arquetipo. Por ejemplo, la Papisa representa el arquetipo de lo femenino Divino. La encontramos en la iconografía religiosa, en mitos e imaginería artística cristiana como la Virgen María. La Emperatriz simboliza el arquetipo de la Madre. El Emperador al arquetipo del Padre. Todos ellos son modelos universales del Ethos de la humanidad.

La mitología y el tarot también están relacionados entre sí. Los mitos son historias contadas y transmitidas de generación en generación. El Tarot también posee la cualidad de contar historias, nuestra propia historia. Cada arcano por sí mismo y en conjunto cuenta esta historia, la de nuestro propio viaje, la aventura del autoconocimiento.

El Héroe de las Mil Caras de Joseph Campbell nos habla del mito, y describe la trayectoria, el camino que realiza el héroe que somos nosotros mismos, en el viaje del autoconocimiento.

Niveles de lectura del Tarot

En las enseñanzas esotéricas orientales del Budismo, existen tres niveles de conocimiento del dharma. He tomado esta regla de los tres niveles de conocimiento como experiencia con el Tarot, sabiendo que es posible llegar al mismo, a través de los Arcanos Mayores en tres distintos niveles de percepción.

Nivel externo

Se refiere a los acontecimientos externos que pertenecen al mundo sensible, la realidad de los 5 sentidos.

Nivel interno

El conocimiento o aprendizaje que se logra a nivel psicológico, emocional, intelectual.

Nivel secreto

Este nivel se manifiesta a través de cambios en nuestra vida. Es Alquimia. Sincronicidad, magia. Nos suceden acontecimientos que no podemos explicar de manera racional. Suelen suceder durante períodos críticos de nuestra vida, o momentos de iniciación.

¿Qué es Tarot-Espejo?

Aquí funciona el Principio Universal de la Sincronicidad. El Tarot, que es el instrumento, el consultante y el intérprete coinciden. Ambos, consultante e intérprete encuentran su igual en el Tarot, de forma simultánea.

Esto ocurre cuando un intérprete lee a otro la respuesta a su consulta en el Tarot, y el oráculo está revelando al mismo tiempo, una respuesta, también para él.

Sincronicidad: dos eventos significativos sin relación causal entre sí, que concurren simultáneamente.

Cuando hacemos una lectura de Tarot, ya sea que usemos un solo arcano o los 22, no existe una sola interpretación, no existe una sola lectura. Cada símbolo, cada arquetipo y cada arcano poseen diversos significados. Cada vez que leemos las cartas, ya sea que aparezcan las mismas cartas en distintas tiradas, en cada ocasión pueden significar cosas completamente diferentes. Esta diferencia depende del nivel de consciencia del intérprete y de su interacción con el consultante. Aquí funcionan las Leyes herméticas del Principio de Correspondencia y el Principio de Vibración. Como es Arriba es Abajo.

Esta cualidad indeterminada del significado de los símbolos, arquetipos y arcanos del Tarot nos permite zambullirnos en el océano ilimitado de las posibilidades. Nos permite el juego ilimitado de contar una misma historia (un mito) de mil maneras diferentes.

El tiempo en Tarot

Tiempo lineal

El tarot se lee en tiempo lineal como si realmente existiera el tiempo pasado-presente-futuro, como una flecha que viene desde atrás, pasa a través de nosotros y se pierde en el horizonte. Esa es el tipo de lectura predictiva que tanto gusta al vulgo. Pero es una lectura frecuentemente fallida. Porque el tiempo no funciona realmente de esa manera. Y con el Tarot ocurre de la misma forma. No se puede hablar del tiempo en función de una línea recta.

Tiempo en Espiral

La lectura del Tiempo que admite el Tarot es la lectura del Tiempo en Espiral. El Tiempo en Espiral nos habla de un campo unificado de tiempo-espacio, que es tal como lo ha descrito la física cuántica. Todos los fenómenos se encuentran actualmente coexistiendo dentro de ese campo unificado, son realidades potenciales al mismo tiempo, en distintas porciones del espacio. Pero están todas allí. Lo que hace que podamos como intérpretes describir en la lectura una o dos de ellas, es de nuevo, nuestro nivel del percepción de la realidad.

De acuerdo con la física cuántica dos o más fenómenos están sucediendo al mismo tiempo, pero el observador sólo es conciente de uno de ellos. Esto es lo que sucede con el Tarot. Cuanto más amplio es el rango de percepción de un intérprete de Tarot y más estrecha su conexión con el consultante, existen más posibilidades perceptibles para él, a través del oráculo.

La espiral es un símbolo sagrado de la antigüedad, se dice que anterior a la era patriarcal, la tierra estaba poblada por pueblos de cultura matríztica. La Espiral es uno de los símbolos de esta Diosa prepatriarcal, que sintoniza con lo Femenino Sagrado. Es coherente con el Tarot como oráculo, y como tiempo cuántico, pues el Tarot es una herramienta anterior a las culturas de origen patriarcal; de hecho, fue y todavía lo es en cierta medida, denigrado por la cultura patriarcal hegemónica.

La espiral representa el movimiento de la vida, es símbolo emblemático de la naturaleza: el recorrido de las partículas subatómicas, la disposición de las moléculas del ADN, la forma de una concha de mar, las corrientes térmicas, los ciclones, todo en la naturaleza se reacomoda de acuerdo con el patrón en espiral. Se trata de un desarrollo evolutivo, no lineal, sino como sugieren los estudios más avanzados sobre antropología, a saltos, en espiral.

Ejercicio con el Tarot. La respuesta sincrónica

(Recomiendo realizar este ejercicio en parejas de 6 personas, mínimo).

Escribe una pregunta sobre algún tema del que quieras recibir orientación. Escoge tu arcano mayor del Tarot y déjalo boca abajo, entre las palmas de las manos, mientras realizas un breve ejercicio de relajación viajando por tus chakras.

Respirando lentamente, nos hacemos conscientes de cómo entra y sale el aire por nuestra nariz, lentamente. Mentalmente relaja poco a poco, cada parte del cuerpo, comenzando por la cabeza, los hombros, los brazos, el tronco, la pelvis, las piernas, los pies. Hasta que todo tu cuerpo se sienta completamente relajado y descansado. Sigue el ritmo de la respiración que entra y sale lentamente por la nariz. Respira. Ahora visualiza el chakra raíz, en el perineo, de un fuerte color rojo escarlata. Haz tres respiraciones profundas mientras visualizas o sientes este chakra al final de la espina dorsal, en el coxis, o perineo. Tómate un minuto y siente.

Sube con la mente hacia el chakra sacro-púbis, se encuentra a cuatro dedos por debajo del ombligo, mantén el ritmo de la respiración entrando y saliendo por la nariz lentamente. Visualiza este chakra de un brillante color anaranjado. Siéntelo. Respira. Detente.

Ahora sube con la mente hasta el plexo solar, visualiza allí una esfera de color amarillo –dorado, brillante. Sigue el ritmo de la respiración lenta y suavemente entrando y saliendo por la nariz. Detente un minuto y siente cómo palpita la luz amarilla-dorada en tu plexo solar. Respira.

Sigue subiendo por la espina dorsal, hasta que llegues al chakra del corazón, de color verde esmeralda, brillante, palpitante. Mantén la consciencia en tu respiración suave y lenta, entrando y saliendo por la nariz. Relájate, sumérgete en el color esmeralda, detén tu mente.

Ahora sube a tu garganta, allí ves una esfera de color azul añil, que vibra al ritmo de tu respiración, lenta y suavemente. Siente. Descansa.

Sigues subiendo y ahora te detienes en la frente, allí el chakra del tercer ojo aparece de un color violeta vibrante, respiras y el violeta palpita con tu respiración. Lo sientes, te sumerjes en él. Te detienes allí un minuto…

Respiras lenta y suavemente y subes a la coronilla, sientes como palpita allí una brillante luz blanca, clara, refulgente. Respiras lenta, profunda y suavemente. Respiras, mientras sientes como tu chakra de la coronilla se expande, se expande, se expande…

Un minuto después vuelves a la conciencia de tu cuerpo, lentamente. Mueves los dedos de los pies, de las manos, giras la cabeza lentamente, estiras las piernas, los brazos. Y cuando te sientas list@ abre los ojos y mira el arcano del Tarot que estaba entre tus manos, míralo fijamente, al menos durante 3 – 5 minutos, detállalo cuidadosamente. Él va a contarte una historia, escúchalo. ¿Qué te dice? ¿Quién es? ¿De dónde viene? ¿Qué mensaje tiene para ti? ¿Qué es lo que tiene que decirte? Escríbelo todo, todo lo que te cuente, escúchalo con atención, puede que te diga sólo palabras sueltas, o frases, o que se lance a contarte una larga historia. Toma nota.

Cuando hayas terminado de anotarlo todo. Elige entre el grupo (no menor de 6 personas) a quién quieres que sea tu intérprete. Tú le leerás tu pregunta y él la suya te la dirá a ti. Pero la respuesta para ti será la historia que el otro haya recibido en su viaje con el arcano y viceversa; la suya, el mensaje que a ti te haya transmitido el arcano.

¡Buen azar y felices Sincronicidades!

votar

jueves, 1 de diciembre de 2011

Taller de Introducción a los 22 Arcanos Mayores del Tarot. Sevilla

Aprovecha la oportunidad de compartir un momento mágico y de aprender de la sabiduría arcana del Tarot.

Formaremos un grupo de Trabajo ameno y dinámico.

Ejercicios de imaginación, interpretación, observación, atención. Visualizaciones y prácticas que te ayudan a desarrollar la conexión con el Tarot.

Estamos en Sevilla Capital.

¡Te esperamos!
votar

lunes, 29 de agosto de 2011

La Luna Negra



Hay cuatro fases lunares, cuatro períodos que son: la luna llena, la menguante, luna nueva y cuarto creciente. La Luna Negra tiene sus propias connotaciones astrológicas, aunque actualmente su significado haya sido velado por los astrólogos. Ha sido el renovado entusiasmo por la psicología lo que ha devuelto la atención hacia los principios enunciados por la Luna Negra.

La Luna Negra se refiere al período inmediatamente anterior al día de Luna Nueva y para las tradiciones no paganas, posteriores a la invasión y colonización del pensamiento religioso cristiano en la Europa Medieval, este día se convirtió en una noche nefasta, plagada de energías malignas.

Es un concepto actual, que continúa vivo en cada uno de nosotros. Pero actúa de incógnito, ya que casi siempre, más que ser concientes de quiénes somos y de qué estamos hechos, actuamos y pensamos de manera tan automática que a veces, nos engañamos a nosotros mismos. Esto alude a ese territorio conocido como la Sombra por la moderna psicología, término específicamente acuñado por el célebre psicólogo suizo Carl Gustav Jung.

Para Jung la Sombra se refería al hecho de que dentro de cada uno de nosotros existe una zona sombría, a veces impenetrable. Esto quiere decir un territorio en el cual no ha penetrado aún la luz de la Consciencia. Esta zona está provista de cualidades femeninas de receptividad, de una regeneración y de una fuerza totalmente caótica. Y a su vez, de una función creadora. Pero también, de nuestros deseos ocultos y reprimidos, nuestras experiencias dolorosas no asumidas y de todo aquello en nosotros que representa lo prohibido, el tabú.

Esta zona no puede ponerse bajo control, no es posible domesticarla o amansarla; de hecho, la razón no es el antídoto más apropiado pues el uso excesivo de la razón nos hace ignorarla o inhibirla. Con ello no conseguimos hacerla desaparecer, sino que más bien, se produce un fenómeno curioso: cuanto más se ignora esta zona oscura sus efectos son más terribles y poderosos en nosotros.

Esos territorios sombríos de nuestra psique suscitan en nosotros violentas convulsiones que afectan profundamente nuestras vidas. Esto se expresa en forma de accidentes, dramas pasionales, etc. La persona no sólo ha de conformarse con ver lo que le gusta de sí mismo o le complace, hay que encarar esos aspectos sombríos y comenzar a integrarlos en la luz de la Consciencia.

La Luna Negra deroga las prohibiciones y hace caer las máscaras, denuncia los prejuicios y pone en evidencia. En conclusión: molesta, provoca y perturba. Aunque en las mentes no pensantes esta fase produce aversión y hasta miedo; sin embargo, con un enfoque constructivo este período puede ser muy provechoso en el proceso del propio trabajo de crecimiento personal. Así, como para la aplicación de energías protectoras, la Magia Blanca y para alejar influencias negativas.

La Luna Negra está vinculada a Lilith. En la antigua Sumeria fue una Diosa anterior a Inanna, y asociada con la Luna. En la antigüedad su orientación era doble: masculina y femenina; esto es totalmente contrario a los atributos actuales de la Luna.

Tenemos en Lilith cualidades tanto venusianas como lunares, pero su complejidad reside en que tiene en su esencia cualidades de Plutón y Urano.

Los patriarcas del Antiguo Testamento se inspiraron mucho en los mitos mesopotámicos, decían que Lilith era una especie de demonio femenino, una divinidad que había caído; incluso que desafió a Yahvé penetrando en los sentidos divinos y sagrados de los misterios de la humanidad.

En Sumeria se la presentaba desnuda con dos leones tumbados y con una gran corona provista de dos largas alas que partían de sus hombros. Con sus dos manos levantaba el símbolo de Ishtar-Inanna-Afrodita-Venus.

Los estudiosos de la Qábala de la Edad Media se inspiraron en esta figura cuando crearon los veintidós Arcanos Mayores del Tarot, particularmente el arcano el Diablo.

Lilith es también, el icono de la mujer libre, emancipada del hombre; la mujer nunca sometida al macho, nacida con iguales derechos. En ella se encuentran las raíces profundas del feminismo. Diosa del goce, la sensualidad y sacralidad del cuerpo, de la alegría y la energía menstrual. Debe aclararse que la imagen de esta deidad arcáica fue sometida por la cultura patriarcal imperante a una fuerte manipulación negativa que la demonizó y la convirtió en épocas oscuras en un súcubo, vampiro que se alimentaba de los hombres.

Muy lejos de esta visión parcial y deformada, Lilith representa en nosotros la Gran Diosa, cuyo legado nos pertenece por derecho divino y que hemos de reclamar, para que podamos abandonar la mentalidad infantil e incosciente (oscuridad e ignorancia= Sombra) y habitar plenamente en nuestros cuerpos.

Lilith tiene innumerables rostros dependiendo del signo del zodiaco en el que se halla. Son varias las figuras míticas femeninas que la representan; las más importantes son las enumeradas siguiendo su orden de aparición en el zodiaco.

En Aries toma la forma de una diosa guerrera, como Valquiria o Atenea según la mitología germano-escandinava.

En Tauro es Afrodita-Venus, pero también podría ser Gea, la Tierra.

En Géminis es Psique y también la gran diosa egipcia, Isis.

En Cancer es Calipso la ninfao Circe la maga.

En Leo es la Diosa Cibeles o la Gran Madre.

En Virgo es Deméter o Antífona.

En Libra es Perséfone hija de Deméter.

En Escorpio es Artemisa la hermana de Apolo, se decía que cortaba el hilo de la vida.

En Sagitario es Diana la Cazadora o Hipólita la reina del amazonas.

En Capricornio es Hera la hija de Cronos-Saturno.

En Acuario es Basilea hija de Urano.

En Piscis era una sirena o Tetis, la hermana-esposa del océano.

Adaptado de "La Luna Negra", de Jacques Coutela; y otros textos.
votar

martes, 5 de julio de 2011

Tarot Egipcio. Arcano X. La Retribución



Arcano X. La Retribución.

Revela el misterio de la compensación, muestra a Plutón en Escorpio y la letra hebrea Iod. Es el principio de la acción, es la rueda de la vida a través de rondas infinitas, la regularidad de las cosas. Es el orden, el karma con su causa y su efecto.

En el terreno espiritual, simboliza el correr del tiempo con todas las circunstancias que conducen a la perfección. Es un constante retomar de todas las cosas y hechos. Simboliza la inducción y la deducción a nivel mental; una permanente generación de emociones con la posibilidad de regular las pasiones. El tiempo pero también la espera; es proyectar los pensamientos hacia aspectos infinitos.

En lo físico nos conduce a la acción y a la paralización, es la aplicación de la moral a todo lo mundano. Son los deberes retrasados que se confrontan. Nos esta diciendo lo que cuesta conseguir el saber a través de la experiencia, pero además nos dice, que cuesta más conseguir el saber que nos falta.

Este Arcano nos augura buena fortuna y mala fortuna, que a lo largo de nuestro camino habrá ascensos y descensos. La obtención de ciertas posesiones que serán legítimas y otras que serán de origen dudoso. Los enfrentamientos pasados serán reconsiderados y se repetirán las circunstancias de diferentes formas.

votar

Tarot Egipcio. Arcano IX El Ermita


Arcano IX. El Ermita.

Es la iluminación de todo el mundo interior. Se relaciona con la ubicación de Marte en Aries y con la letra Teth del alfabeto hebreo. Es el misterio de lo indescifrable. Simboliza el acto puro basado en el amor y la sensatez, es el instrumento de la conservación pero también, de la renovación. Representa una absoluta sabiduría en el terreno espiritual, las acciones humanas iluminadas por la luz divina, es la unidad conformada por el pensador con su propio pensamiento y con lo pensado.

En el plano mental, es sinónimo de discreción, de misericordia y conocimiento. Es la justa elección entre lo verdadero y lo falso, es el agrado por todo lo moral y el desagrado por todo lo inmoral. Es comparar y en consecuencia resolver.

En el terreno físico, es la conclusión de toda obra, de todo lo anterior que permite ascender a planos inmediatamente superiores. Nos induce a observar la tierra prometida pero no nos promete el acceso a ella. En su predicción nos ofrece la ciencia necesaria para realizar descubrimientos, con el orden necesario para concretarlos y la cautela suficiente para hacer un buen uso de ellos.

Nos vaticina tiempos en los que habrá buenas asociaciones y tiempos en los que éstas serán poco propicias. La llegada de buenos amigos capaces de prestar ayuda y de amigos que sólo serán un obstáculo. Nos ofrece luz para el entendimiento de lo inmediato y luz para desarrollar la intuición de todo lo que puede suceder.

votar

Tarot Egipcio. Arcano VIII La Justicia




Retomamos el estudio de los 78 arcanos del Tarot Egipcio y el significado básico de su lectura.

Arcano VIII. La Justicia.

Este arcano muestra el conocimiento y la sentencia, basado en la sabiduría. En él encontramos a Saturno en Capricornio y a la letra hebrea Heth. Simboliza a la conciencia como el principio básico del conocimiento, es la distribución equitativa, y el comienzo de la existencia misma.

En el terreno espiritual es el conocimiento puro, lo absoluto; muestra los actos llevados a cabo por el rigor, pero también con moderación. Toda la existencia centrada en la justicia, interpretada como una Ley implacable.

En el terreno mental, muestra que por medio del pensar correcto y moderado se puede conseguir la felicidad, es la fuerza que otorga el derecho.

Con respecto al terreno físico, representa la simultaneidad entre lo agradable y lo que no es agradable, a la atracción y la repulsión; el desarrollo y el retroceso. Nos propone construir un santuario en nuestro corazón, pero no hacer de nuestro corazón un culto.

Este Arcano nos pronostica tiempo de retribuciones y restablecimientos. Se recibirán recompensas por determinadas acciones, pero se sufrirán también castigos. Habrá ciertas ingratitudes mezcladas con situaciones gratificantes. Ciertos servicios prestados por error recibirán grandes recompensas, mientras que otras prestaciones hechas a conciencia, sabiendo los beneficios que ocasionarían, no serán ni reconocidas ni recompensadas.

votar

jueves, 14 de abril de 2011

Dialogando con los Arcanos Mayores. El Emperador




Continuamos con la serie de los arcanos mayores de Marsella.
El día de hoy ha aparecido el arcano nº IV el Emperador.

La majestad de este arcano nos recuerda épocas lejanas que remontan nuestra memoria a los personajes heroicos medievales. El arquetipo al que responde el Emperador es la imagen del Padre, de la autoridad paterna. El benefactor y protector de la tribu, pero también el que rige, reglamenta y distribuye la ley. No el que la ejecuta.

El Emperador nos recuerda que es necesario tomarse las cosas con seriedad cuando es importante llevarlas a buen término, la disciplina y el trabajo bien hecho, son prioridades para él y es muy riguroso en estos temas, pero los resultados lo valen, pues el Emperador es próspero y tiene la capacidad casi inmediata de materializar todo aquello en lo que se enfoca. Podría decirse que el Emperador es en el mundo ordinario, la personificación de la Ley de la Manifestación. Todo lo que la Emperatriz concibe él lo materializa.

Por ser la Ley él mismo, su brazo es inquebrantable. Esto puede llevar a la larga hacia cierta rigidez en las formas y en el carácter, a aquellos que estén signados por el arcano nº IV. Sin embargo la extensión de la protección que su brazo les ofrece no tiene límites. Suelen ser personas con la tendencia a encontrar experiencias o tratos de lidia con la ley; ya sea para bien, o para mal. Lo cierto es que los signados por el Elmperador son sus protegidos, ya sea que tengan que aprender la lección o ya la hayan aprendido y estén ejecutando sus órdenes.

Se trata pues, de un Soberano. Un hombre para quien las puertas siempre estarán abiertas, pues ante su poder todo se rinde, si es necesario (y dependiendo de los otros arcanos que lo rodeen), se hará obedecer por la fuerza. Él manda y él siempre tiene la última palabra. Sólo será débil de carácter si el Diablo o el Colgado están demasiado cerca. El uno por el vicio, y el otro por el exceso de compasión.

Es un arcano muy propicio cuando nos encontramos inmersos en el caos. El Emperador pone orden y prioriza, clasificándolo todo en categorías fácilmente identificables, pues a él no le gusta perder el tiempo. Su aspecto más benévolo, lo muestra como un hombre entre los 57 y los 63 años. De cabellos blancos, pero todavía de corazón alegre, que recuerda sus años más jóvenes con nostalgia, pero sin acritud.

Es tan generoso que da más de lo que se espera de él, particularmente si se encuentra muy cerca del arcano el Sol. El número 4 asociado a este arcano posee un significado cabalístico de nuevo comienzo, pero en un nivel más elevado y refinado. Lo que le da al Emperador ese poder que ostenta con tanto orgullo. Muestra de que ya ha realizado parte de su trabajo y se encuentra a mitad de camino entre el nacimiento y la muerte.

Es el Principio Masculino complementario del Femenino, necesario para la creación.

Un juego interesante que podemos llevar a cabo para trabajar con el Emperador, sería el siguiente:

Cuando necesites disciplina para llevar adelante algún tema en tu vida, saca esta carta aparte de las demás, de tu mazo de tarot. Colócala en el centro de la mesa de lectura y baraja el resto del mazo mientras estás enfocando tu mente en el asunto en cuestión. Colocarás tres cartas más en la mesa. Una debajo y a la izquierda que representa los pro del asunto. Otra debajo y a la derecha, esta carta se refiere a aquello que se opone al tema de tu consulta. Y finalmente, arriba, sobre la cabeza del emperador, la última carta, ésta es la conclusión. Se relaciona directamente con tu tema y es la respuesta que te ofrece el Emperador para resolver tu situación.

votar

martes, 8 de febrero de 2011

TALLER BÁSICO DIOSES EGIPCIOS Parte VI



KHONSU
Es el Dios de la luna adorado en la ciudad de Tebas. Es hijo del Dios Amón y la Diosa Mut, los tres dioses juntos conformaban las Triada Tebana. Se considera un alter ego del Dios Horus. En una de sus representaciones más características a aparece con forma de humana, con barbilla y coleta lateral, como el Niño Divino; su representación celeste lo muestra con forma de halcón, con una luna creciente sobre la cabeza y el disco solar. En Hermópolis su imagen estaba especialmente vinculada al Dios Thot, el otro Dios de la luna.
Khonsu significa “cruzar”, simbolizando su cruce diario por el cielo nocturno. En el Reino Antiguo jugaba el rol de la luz con que los reyes combatían a sus enemigos y los cazadores atrapaban a sus presas.
Sus energías mágicas se invocaban para alejar los espíritus malévolos. Especialmente, durante los rituales de la luna llena, cuando incrementa los poderes psíquicos e intuitivos, para alejar las pesadillas y las preocupaciones que impiden dormir.
MUT
Es una Diosa Madre, consorte del Dios Amón. La palabra Mut significa “Madre”, por ello se la llamaba La Madre del Mundo; también era llamada La Dama del Cielo y Reina de los Dioses. Algunas de sus representaciones la mostraban con forma de mujer, llevando las coronas del Alto y Bajo Egipto y un cetro de papiro en la mano. Su culto se llevó a cabo especialmente en la ciudad de Tebas; donde se hallaba su templo, un poco más al Sur del Templo de Amón-Re. Su símbolo jeroglífico es el buitre, cuya imagen la llevaban las Reinas en sus coronas como símbolo de maternidad.
Sus energías mágicas se usan especialmente para la protección de los hijos, la unión familiar, la lealtad y para ayudar a las futuras madres.

KHNUM
Este Dios con cabeza de carnero muy probablemente, pertenece a la época pre-dinástica. Se le suele representar con cuerpo humano y la cabeza de un carnero, sobre la que lleva la corona blanca; y a veces, acompañada del disco solar. Fue especialmente venerado en Esna, donde se le consideraba al principio, como el Dios Creador que moldeó a la humanidad con el barro del Nilo, en un torno de alfarero; también se le consideraba el guardián de las fuentes del Nilo. Su nombre significa “Constructor”, o “Estructurador”. Los Egipcios creían que Khnum fue el creador del primer huevo de donde surgió el Sol, y quien dio forma a los cuerpos de los Dioses. Su consorte es la Diosa Heket, con cabeza de rana, quien le ayudó a dar forma a la creación.
Cuando su título como Dios Creador se legó a Atum, Khnum compartió con el Dios Hapi el título de Dios del Nilo, o también llamado Señor de la Primera Catarata del Nilo. Era la deidad a la que los egipcios rogaban para que la cantidad de agua durante la crecida del río fuera de la justa medida para ser beneficiosa.
Sus energías mágicas promueven la creatividad, las energías para dar forma y tomar las riendas de nuestro propio destino, y para la fertilidad.

votar

TALLER BÁSICO DIOSES EGIPCIOS Parte VIII




HAROERIS
"Horus el Viejo". O bien, "Horus el Grande". Posiblemente, la forma más antigua de Horus. Dios protector del Alto Egipto y dios guerrero, destructor de Seth. También recibió el nombre de Hor Nubti, "Horus conquistador de Seth". Es el "Señor de la luz y del cielo”. Participa en la ceremonia de coronación del Faraón y en la de renovación y le otorga sus cinco nombres. Es hijo de Nut, y hermano de Isis y Osiris, Set y Nephthys. Se le representa como hombre con cabeza de halcón y el disco solar en la cabeza. A veces, con las coronas del Alto y Bajo Egipto. Fue adorado en Letópolis, como Horjenti Irti, "Horus quien gobierna con los dos ojos", Señor del Sol y la Luna, donde es consorte de Sekhmet. En Kom Ombo, comparte el templo con Sobek y es adorado como esposo de Tasenetnofret. Otros sitios de culto fueron Abydos y Edfú; aquí aparece representado como un disco alado bajo la denominación de Horus Behedety. Sus poderes mágicos ayudan a defender lo que nos pertenece y en la curación de enfermedades de los ojos.

KEPHRI
Dios solar, representa el sol naciente. Su nombre significa “el que Viene a Ser”. De acuerdo con el mito es Hijo de la diosa cielo, Nut, aunque se lo considera nacido de sí mismo. En su forma de escarabajo, se dice que hacía rodar la bola solar como el coleóptero que empuja la bola de estiércol. Se entendió como la entidad divina que empujaba el disco solar hacia el nuevo día. Se le representa con cuerpo humano y cabeza de escarabajo, o todo el cuerpo del escarabajo. En su aspecto funerario es un dios que renace y, como tal, una deidad presente sobre los muros de las tumbas, en analogía con el renacimiento del difunto en el Más Allá. Sus energías mágicas se utilizan para llamar tiempos mejores, para nuevos comienzos, el optimismo y recoger los frutos de la paciencia.

SELKHET
También llamaba Serkhet o Selkis, diosa escorpión. Se asimilaba a Isis pues Ella tenía poder sobre estos animales. Pero Selkis tuvo su propio culto desde antes de la Dinastía I. Diosa protectora y que lleva el nombre de Serket Hetu, que significa “La que Facilita la Respiración en la Garganta”, es decir, la que facilita el nacimiento y el renacimiento. Bajo la función de diosa de la fertilidad fue una de las deidades que guardaban las fuentes del Nilo. También vigilaba la entrada del Mundo Subterráneo. En el Más Allá tiene dos cometidos aparentemente contradictorios, uno positivo y el otro negativo. Bajo el aspecto benévolo era la encargada de controlar a la serpiente Apofis, que diariamente pretendía atacar a la barca de Ra. Unida a Nehebkau ayudaba a su esposo (o hijo, según los textos) para surtir de alimentos a los difuntos y proteger su cuerpo y sus vísceras, guardando el vaso cánopo que personificaba Duamutef, guardián del intestino. En compañía de Isis, Neftis y Neit, era una de las “Cuatro Plañideras Divinas”.
Se utilizaba la energía mágica de Selkis para sanar picaduras de animales ponzoñosos; precisamente por ello se la denomina “Señora de las Picaduras”. Selkis y su hijo actuaban mediante la sabiduría y la magia divinas, por ello se la llamaba “Señora de la Vida”. Y como encargada de castigar los crímenes, se relacionó con la justicia.
En su función funeraria, Selkis ayudó a Isis a cumplimentar las exequias de su esposo Osiris y la amparó en su búsqueda. Por extensión, también prestaba apoyo en los funerales de los difuntos y protegía al Faraón.
Selkis participaba en las ceremonias de renacimiento, ya que se consideró que era una de las deidades que había ayudado en el alumbramiento del monarca, acompañada de Heqet y las Hemsut.
votar

TALLER BÁSICO DIOSES EGIPCIOS Parte VII



Dioses principales
BAST
También llamada Bastet, la Diosa gato ( o con cabeza de gato) se la conoce como uno de los aspectos de la feroz Diosa leona Sekhmet. Representa la fertilidad y la cálida suavidad del sol. Tiene un aspecto protector; protegía la Barca solar de Ra cada noche de los ataques de la serpiente Apofis. Está vinculada a las actividades musicales y a la danza y el sistro es uno de sus emblemas. Es también una diosa lunar y en varios mitos aparece como hija del Dios solar Re. También se la consideraba gemela de Horus, por lo que era también venerada como la hermana espiritual del faraón y su protectora divina. Su culto se desarrolló sobretodo en la parte oriental del delta y en la ciudad de Bubastis, del Bajo Egipto.
Sus energías mágicas protegen el hogar y la familia. También se usaba su energía mágica para la fertilidad, el amor, la sexualidad femenina y la curación y protección contra las enfermedades.

HATHOR
Es una diosa muy antigua, tanto que sus orígenes se desconocen. Comparte con Bast las funciones divinas de Diosa del Amor, la felicidad, la música, la alegría y también el matrimonio. Pero ella es especialmente patrona de las mujeres enamoradas. También se la conocía como La Dama del Cielo y del mundo subterráneo. Su forma primitiva de culto la representaba con la cabeza de una vaca y más tarde, con cabeza humana pero conservando los cuernos o las orejas de la vaca. Es también una diosa doméstica venerada en los altares familiares, pero también se le rindió culto en grandes templos, como Memphis y Dendera. Las mujeres le hacían ofrendas para encontrar marido o concebir hijos. Hathor comparte con Nut e Isis el título de Diosa Madre y también asumió el papel de Madre del faraón, bajo este aspecto aparece en ocasiones como una vaca que amamanta al faraón. Algunos mitos la nombraban como madre de Horus y en otros como su consorte.
Sus energías mágicas se encargan de la protección y cuidados maternales, del matrimonio y los asuntos amorosos y el compromiso. Por supuesto, vela por la fertilidad de las futuras madres.

SEKHMET
Es una de las diosas más poderosas del panteón egipcio. Se consideraba la personificación divina del poder destructivo del Sol. Se la representaba con el cuerpo humano y la cabeza de una leona. Sekhmet comparte con Bastet un vínculo similar al de Isis y Nephthys. Otro de sus nombres es Nesert, que significa la llama pero en su aspecto destructivo. Esta diosa solar tenía su culto principal en la ciudad de Menohis donde reina con su pareja divina, Ptah. Sekhmet es la Diosa de la guerra, protectora y vengativa, pero también se la conoce como la Señora de la Magia curativa y de la protección, puede portar el ank o el sistro que comparte con Bastet.
Sus energías mágicas son muy poderosas, insuflan en el ánimo el coraje y la defensa feroz contra los ataques externos. Se utilizaba especialmente combinada con el elemento del fuego. Y lo que se dice sobre este elemento se le aplica muy bien a Sekhmet: con el fuego no se juega.

votar

miércoles, 2 de febrero de 2011

TALLER BÁSICO DIOSES EGIPCIOS Parte V



Dioses principales
SET
Dios de la tempestad y del desierto, de carácter tempestuoso. Incluso antes de nacer, todavía en el vientre de su madre Nut, Set impaciente, forzó el parto y nació antes de tiempo. Hijo de Nut (el Cielo) y Geb (la Tierra), hermano menor de Osiris, también de Isis y Nephtys, que se convirtió en su esposa, y que al final lo abandonó. En la mitología Set atormentado por unos celos irracionales, mata a su hermano Osiris; a quien le tiende una trampa en combinación con otros 72 traidores, en una comida en el palacio, durante la ausencia de Isis. La leyenda cuenta que Set ordenó construir un sarcófago primorosamente decorado en oro y gemas preciosas, cortado con las medidas exactas del cuerpo de su hermano Osiris. Era tan hermoso que todos los invitados en la comida querían obtenerlo y Set a sabiendas de que el único al que le encajaría era su hermano Osiris, propuso a los invitados probarlo y aquél al que le cupiera se lo entregaría como regalo. Nadie encajó en el cofre, hasta que le tocó el turno a Osiris. Una vez dentro, Set y los 72 cómplices cerraron y sellaron la caja y la arrojaron al río Nilo. La Diosa Isis advertida por unos niños encontró el sarcófago con su esposo dentro, pero Set se las ingenió para volver a apoderarse de él, descuartizarlo y repartir los pedazos por todo el reino. Ésta es la participación de este Dios terrible en el culto osiriano. Más adelante, cuando el hijo de Osiris, Horus, se hace un hombre y reclama el trono de su padre para sí mismo, Set y Horus se convierten en férreos enemigos y la batalla que los enfrentó se transforma en una epopeya épica en la que participan varias deidades, especialmente Isis.
Se le representa con cuerpo humano y cabeza de asno o galgo, aunque su animal sagrado no se ha logrado identificar. Es la personificación de la energía vital del universo, en su aspecto destructor. En tiempos primitivos era venerado como dios de pueblos pastores, nómadas y de tierras áridas y a pesar de su reputación maligna, posee varios aspectos positivos entre sus cualidades. Su participación en el orden cósmico garantiza que las fuerzas del cambio estén en movimiento. En la magia se utilizan sus aspectos positivos para erradicar el exceso, encarar nuestros propios aspectos negativos y reconocerlos, en lugar de proyectarlos sobre los demás.

NEPHTYS
Hermana y alter ego de Isis, Nephtys fue también la esposa de Set, pero termina abandonándolo. La leyenda cuenta que tuvo relaciones con Osiris, engañándolo bajo la apariencia de su hermana Isis. Fruto de este amorío nació Anubis. En Nepthys prevalece un espíritu oscuro, misterioso. El símbolo que la representa en los jeroglíficos es un cuenco sobre lo que parece un pilar o una edificación; este cuenco aparece como tocado sobre su cabeza, significa Señora de la Casa, o Soberana del Templo. “Soberana de la Casa de Vida donde el Faraón es iniciado en el misterio supremo, el de la vida en eternidad”. Representa el silencio, la oscuridad y los misterios divinos. Es más devota de su hermana Isis que de su esposo Set y la ayuda a recobrar los pedazos esparcidos de Osiris por Egipto. Es una de las cuatro diosas protectoras de los muertos, junto a Isis, Selkhet y Neith.

ANUBIS
Dios protector de los muertos. Al nacer fue abandonado, pero su tía Isis lo recogió y cuidó de él, razón por la que Anubis guarda especial devoción a la Diosa Isis. También la ayudó a embalsamar el cuerpo de Osiris y devolverle el aliento vital. Uno de sus títulos es “Soberano de la Tierra Sagrada”, la Necrópilis. Su figura se representa algunas veces, con cuerpo humano y cabeza de chacal y otras, con el cuerpo de un chacal negro, que es su animal sagrado y protector de los Faraones en el Más Allá. Era el dios principal en la ciudad de Cinópolis en el Egipto central. Y es, junto con Osiris, el dios más importante en el ritual del Juicio de las almas, conduciendo a los muertos ante el Tribunal divino.
Anubis o Anpu, también se le conoce como alter ego de Horus. Es el protector por excelencia en la Magia egipcia. Utiliza sus energías para solicitar su protección poderosa en todas las áreas de tu vida, especialmente, para aquellos aspectos que aparecen ocultos. Protección para tus seres queridos; para aumentar la conciencia espiritual y eliminar lo innecesario en tu vida.

votar

lunes, 24 de enero de 2011

TALLER BÁSICO DIOSES EGIPCIOS Parte IV



Dioses principales: Triada divina de Heliópolis
OSIRIS
Es el primogénito de los dioses Geb y Nut, la Tierra y el Cielo. Es el Señor de los Muertos, título que se ganó debido a la leyenda de su muerte a manos de su hermano Set, quien esparció su cuerpo en 14 pedazos por todo Egipto. Isis, su hermana y esposa, lo buscó incansablemente y encontró todos los pedazos excepto el pene, que reconstruyó con la ayuda del Dios Thot y le devolvió vida con la ayuda de Anubis para procrear a su hijo Horus.
Osiris en vida fue un gran Rey, muy amado por todos, bondadoso y justo. Su aspecto de Señor de los Muertos fue tan importante que llegó a reemplazar al Dios Anubis en el Ritual del Juicio de las Almas. Bajo este aspecto se le rendía culto en Abydos. En épocas primitivas era considerado un dios agrario y su culto se mantuvo en localidades como Busiris, donde se le veneraba como Dios del trigo. De hecho, se dice que fue Osiris el que enseñó a la humanidad el oficio de la agricultura. Por sus cualidades como Dios de la fertilidad, la vegetación y el grano y por haber regresado de la muerte, los griegos lo comparaban con su divinidad Dionisos.
En el inframundo Osiris era el representante divino del Faraón. Se lo representaba momificado con la corona del Bajo y Alto Egipto y en las manos cruzadas sobre su pecho, porta el cetro divino y el mayal, símbolos de poder y autoridad.
Sus energías mágicas se utilizan para la regeneración, para recobrar la esperanza y el entusiasmo. Para comenzar de nuevo, después de una pérdida. Pero también, para la fertilidad en los rituales masculinos y para iniciar cualquier propósito noble.
ISIS
Es el Principio Divino Femenino en Egipto, la Diosa Madre de los antiguos egipcios. Su título de Diosa Madre rebasó las fronteras egipcias, hasta el Mediterráneo y Europa. Su culto era tan popular que trascendió incluso, la caída del Imperio romano. Su templo más emblemático estaba en la isla de Philae en Asuán, en los límites con la actual Nubia. Su nombre significa “la Tierra que da semilla”, o también “asiento” o “trono”. Un trono es precisamente el emblema de su tocado, porque Ella es el asiento sobre el que se apoya el Faraón. También se la conoce como la Diosa de los Diez Mil Nombres, y fue extrapolada al cristianismo como la Virgen María.
Su templo en la ciudad de Saís hizo famosa la siguiente leyenda: “Yo, Isis, soy todo lo que ha sido, es o será; ningún hombre mortal, nunca ha levantado mi velo”.
Era conocida en la antigüedad como Weret hekau, la Gran Maga, denominación que denota claramente algunos de sus atributos más importantes que, de acuerdo con el mito Ella obtuvo por haber tendido una trampa al Gran Dios Sol Re, al colocar una serpiente que Ella creó con su saliva para que picara al dios Sol. Éste, creyéndose moribundo pidió ayuda a Isis, quien antes de curarlo le pidió a cambio, conocer su nombre secreto. Ra se lo dió a regañadientes y es así como la Diosa se convierte en la Grande de la Magia; pues al obtener el nombre secreto del dios Sol, consiguió al mismo tiempo, la esencia de todo su poder.
Sus padres son Geb y Nut, la Tierra y el Cielo. A veces, también lleva como tocado los cuernos de una vaca, pues este animal suele ser uno de sus símbolos. Con frecuencia, se la representa llevando en una mano la Cruz Ank, símbolo de la inmortalidad y en la otra mano, un cetro con flores de loto como símbolo de su autoridad. En algunas de sus representaciones como Diosa protectora, Isis ostenta las alas del pájaro milano, otro de sus animales emblemáticos.
Diosa lunar; Apuleyo la describe “con una corona de luz blanca y refulgente, y con la luna en medio de la frente”. Es una de las cuatro diosas protectoras de los muertos, junto con su hermana Nephtys, y las Diosas Serkhet y Neith. Sus energías mágicas protegen a la pareja en el matrimonio, y así también hacen del compromiso amoroso algo permanente. Protege a las mujeres embarazadas y a sus hijos nonatos. Es una Diosa sanadora y protectora, y estimula a sus devotos en el desarrollo de su espiritualidad y sus poderes psíquicos.
HORUS
Es una deidad de naturaleza compleja. Originalmente fue venerado como un Dios del Cielo, representado con cabeza de halcón, que simboliza a aquél que ve de lejos (en semejanza con el Dios Apolo de la cosmogonía griega), la omnipresencia y la visión del todo; todas estas cualidades asociadas con el vuelo elevado y la agudeza de visión del halcón. Se lo representa portando la doble tiara del Bajo y Alto Egipto.
Aparece en el panteón egipcio otra deidad con el mismo nombre, llamado Horus el Viejo; se creía que era otro de los hijos de Geb y Nut, la Tierra y el Cielo, hermano de Osiris, Isis, Set y Nephtys. También representado con cabeza de halcón o con forma de gavilán y el disco solar.
El Horus joven es el hijo de Osiris e Isis. Sus dos ojos eran el sol y la luna. En el mito, Set, su tío, se convierte en el antagonista y enemigo de Horus; y en la pelea por el poder de Egipto, Set hiere a Horus y éste pierde su ojo. Finalmente, los Dioses deciden dar la victoria a Horus declarándolo Rey de las tierras de su Padre y Señor de Egipto. Horus es el heredero legítimo del trono de Egipto. Su culto se desarrolló sobretodo, en la ciudad de Edfú.
En el plano terrenal su función se corresponde con la del Faraón, quien es considerado con el título “hijo de Rey”. “Hakhte”, una de sus denominaciones, significa “el distante”, es decir, “mensajero o intermediario del Misterio divino”. También fue caracterizado como el Niño Horus, o Harpókrates, en griego; aplastando los escorpiones y cocodrilos con sus pies, como símbolo de la protección mágica que este dios ofrece contra las fuerzas del Caos.
Horus Harakty es su forma Solar, Horus en el horizonte y simboliza el ascenso del astro Rey. Se invocan sus energías para suscitar el coraje y superar los temores. Su energía es también una gran sanadora de dolencias físicas. Ayuda igualmente, a enfocarse y obtener una perspectiva clara, la habilidad para elevarse por encima de las dificultades mundanas y alcanzar la Visión.

votar

viernes, 21 de enero de 2011

TALLER BÁSICO DIOSES EGIPCIOS Parte III



Dioses principales
THOT (Djehuty, o Tehuty)
El Dios Thot está presente como Padre de las deidades en el mito de la Creación de la ciudad de Memphis. Era el Dios de la ley, la palabra escrita y hablada y de casi todas las ciencias, la medicina, las matemáticas, la astronomía, la alquimia. Era el Dios del Conocimiento Mágico antes que Isis. Era un Dios lunar, pero acompañaba al Dios Ra en su viaje en la Barca Solar, como ordenador de la medida del tiempo. Los egipcios lo consideraban la Mente detrás del Orden Cósmico. Los antiguos egipcios creían que Thot se había creado a sí mismo, como Ptah, y que incluso, era anterior a la Creación. Todos los textos sagrados se reconocían como suyos, por eso era llamado el Escriba Divino y también Señor de la Sabiduría. Su culto probablemente se originó en el delta del Nilo y su centro estaba en Hermópolis. Su consorte divina se llama Seshat, pero también se lo vincula con la Diosa Maat.
Se le representaba como un hombre con cabeza de ibis y sobre su cabeza la luna creciente y el disco solar. También se le representaba en la forma de un babuino, con su paleta mágica apuntando las palabras de los neteru (los dioses). A veces, también portaba la corona Atef y las coronas del Norte y el Sur de Egipto. Era el Visir de Osiris. Junto con el Dios Anubis, ayudó a Isis a resucitar a Osiris, después que su hermano Set lo matara y desmembrara su cuerpo en 14 pedazos. Algunas historias le atribuyen los poderes mentales de Ra, por eso era llamado también el Corazón y la Lengua de Ra; lo que en realidad, significaba que con sus palabras le daba vida al Sol. Enseñó a Isis el ritual de la inmortalidad con el que ambos le devolvieron la vida a Osiris, y todos los poderes curativos. Sus energías en la magia estimulan el aprendizaje, la sabiduría, el conocimiento, incluso el conocimiento mágico. Confiere orden en nuestras vidas, favorece la oratoria y la creatividad.
PTAH
El Dios creador en el ciclo menfita. El Sol que sube por el horizonte. Su nombre significa “escultor”; por ello, en Egipto se le veneraba también como el Dios de los artesanos. Creó a los otros Dioses y el mundo “con las palabras salidas de su corazón”. Su consorte divina se llama Nebet Hotep. Ptah suele estar representado con poco o sin cabello, la perilla del Faraón y con ropas de lino blanco, o como una momia. De su cuello pende el símbolo Menat, de la felicidad. Su cetro integra el Djed de Osiris, símbolo de la estabilidad y el ank de Isis, símbolo de la vida eterna; o una columna bifurcada con cabeza de perro, que integra también el Djed de Osiris; este cetro se llama Uas. Ejecutó las órdenes de Thot, junto al Dios Knemu para llevar a cabo la creación del mundo. Sus energías mágicas estimulan la creatividad, la abundancia y la inspiración, especialmente en los artistas. Junto a Sekhmet y Nefertem forma la Triada de Menfis.
MAAT
Es la Diosa por excelencia de la sabiduría, la justicia, la verdad, el equilibrio universal y la armonía de la naturaleza. Su contrapartida era una deidad menor llamada Isefet; juntas Maat e Isefet representaban los contrarios de la Rectitud y la Iniquidad, la Verdad y la Falsedad. Como Principio del Equilibrio Cósmico, se considera a Maat el alter ego femenino del Dios Thot. Era representada como una mujer con vestido de lino blanco, coronada con una pluma de avestruz. Esta pluma se colocaba en el platillo opuesto a aquél en el que se colocaban los corazones humanos durante el Juicio de los muertos en la Sala del Juicio de Osiris (la Ceremonia del pesaje de Corazones). Su aparición en el ciclo menfita de la Creación es fundamental. En los Textos de las Pirámides se la representa como una muchacha joven, la hija bienamada y confidente de Ra. Sus energías mágicas se usan para lograr que la justicia y la verdad prevalezcan, para protegerse contra las personas y los tratos deshonestos y para mantener el equilibrio y la armonía.

votar

jueves, 20 de enero de 2011

TALLER BÁSICO DIOSES EGIPCIOS PARTE II



TALLER BÁSICO DIOSES EGIPCIOS PARTE II
El símbolo jeroglífico egipcio para denominar “deidad” está ilustrado con la forma de un hacha.
Dioses Principales
Atum
Dios Sol. Oriundo de Heliópolis. Su nombre significa La Perfección. Considerado el Padre de todos los Dioses. Atum es el Disco Solar. Su mito desarrolla el recorrido diario del Sol en su trayectoria por el cielo.
Su salida por oriente, hasta el ocaso en occidente, describe las Tres Estaciones en las que el Sol toma distintas formas.
  1. El Sol matutino, que aparece como Kephre
  2. El Sol del mediodía, como Re
  3. Y el Sol del ocaso, que corresponde a Atum
Cuando se le representa en forma humana aparece llevando la doble corona de Egipto.
Sus animales asociados son: la serpiente, el león, el toro y el lagarto del desierto.
Re (o Ra)
Aparece durante la V Dinastía y sustituye a Atum en la leyenda de Heliópolis, como Padre de los Dioses, aunque Nut sigue siendo su madre. En algunos mitos se dice que el Huevo Cósmico contenía a Re, el Dios Solar y que su nacimiento puso el tiempo en marcha. Es el Sol en su poder máximo. Su símbolo es el Sol, o la Barca Solar. Aparece representado como un hombre con cabeza de halcón, coronado con el Disco Solar y la serpiente Uraeus.
En el Imperio Antiguo el Faraón se consideraba hijo de Ra. Su culto se origina en la ciudad de On, que los griegos llamaban Heliópolis, situada en el actual barrio de Matariya en el Cairo.
Este gran Dios incorporaba aspectos de otros dioses menores, entre ellos Uadjet, la cobra, que representa el Ojo de Ra y que formaba parte de los emblemas faraónicos. También está relacionado como ya se dijo, con el Dios Kephre, o Sol naciente, simbolizado por el escarabajo. Y con Atón o Atum, que simboliza el sol poniente.
Amón
Su nombre significa “lo que está oculto”. Es el Dios invisible, según el mito Hermopolitano. A partir del Imperio Medio comenzó su culto en la ciudad de Tebas, como el Creador Supremo. En el Imperio Nuevo alcanzó su mayor auge. Se le representa de diferentes formas, la más común es en forma humana portando una tiara compuesta de dos grandes plumas (así se le representa como padre de los Faraones), vestido con túnica de lino, un pectoral y otras joyas. Otras formas lo representan sentado en el trono, con la cabeza de una rana y el cuerpo de un hombre; o con cabeza de serpiente, como un mono o como un león. De su parte posterior cuelga una cola, lo que lo vincula con mitos muy primitivos. También puede llevar cuernos de carnero, que es su animal simbólico.
Es el Dios Creador en el ciclo Tebano. Representa el concepto de Dios Universal. Se le conocía como Amón-Ra. También lo llamaban el dios desconocido, un dios secreto, el Señor de los Misterios que encarna la Fuerza Vital elemental que permanece oculta. Asimilaba a otros dioses, como por ejemplo, Re (o Ra), Atum, Min, o Amón-Ra-Horakty (este último uniendo su poder al de Horus). En Tebas preside la Triada Divina con la Diosa Mut y el Dios Khonsu.
En magia las cualidades de estos tres dioses se usan para el poder, la autoridad y el liderazgo. Amón especialmente, para desarrollar talentos ocultos.

votar

miércoles, 19 de enero de 2011

TALLER BÁSICO DE LOS DIOSES EGIPCIOS. Parte I



ENÉADA
Grupo de nueve Dioses. Estos dependían de la zona de Egipto donde se veneraba su culto. Cada ciudad seguía una tradición o ciclo. Por ejemplo, los Dioses de la tradición heliopolitana son:
Atum
Shu
Tefnut
Nut
Geb
Osiris
Set
Isis
Nephtys
En la V Dinastía la influencia del Dios Atum quedó relegada al poder del Dios Ra.
En un registro de esa época los Dioses que conforman la Enéada son:
Ra
Shu
Tefnut
Geb
Nut
Osiris
Isis
Set y
Nephtys
LA TRADICIÓN MENFITA
El ciclo de la creación en la ciudad de Menphis variaba del de Heliópolis. En el mito de Menphis, Ptah aparece como el Dios Creador, autocreado. Ptah creó a los otros ocho Dioses y al mundo, con su corazón. Estos ocho Dioses que ayudaron a dar forma a la Creación eran:
Atum, Dios del Sol.
Nun y Naunet, las Aguas Originales.
Tatjenet, Dios local de Manphis, que representa la Tierra creada del Caos.
Horus
Thot
Nefertem, Dios del Loto, hijo de Ptah.
Sekhmet.
Y una divinidad serpiente de nombre incierto.
Ahí va esta primera parte. Espero que la disfrutéis.
Síguenos en Facebook



Bendiciones,
Olibana
votar